Las residencias sin permiso de trabajo (nº1)

Posted by Augé legal fiscal
Category:

El actual marco legal en materia de inmigración desarrolla lo que hasta hace unos años se ha denominado residencia pasiva, pasando a hablar de autorizaciones de residencia sin trabajo; dichas autorizaciones se distinguen entre ellas en función del tipo de acceso a la residencia: a través de una inversión en el país (equivalente al antiguo residente pasivo), a través de una actividad eminentemente internacional o por tratarse de un experto en el ámbito científico, cultural o deportivo.

Estos tipos de residencia flexibilizan el criterio de permanencia mínima obligatoria hasta los 90 días por año, lo cual implica una gran ventaja respecto a la familia de residencias con permiso de trabajo, que exigen una presencia física mucho más significativa en el país. Dicha flexibilidad añadida es especialmente atractiva para grandes empresarios, deportistas o científicos que debido a su profesión no pueden gozar de una presencia física prolongada en un solo territorio.

La residencia no lucrativa

Este perfil de residencia está pensado para los empresarios que deseen gestionar sus inversiones y negocio internacional desde Andorra, sin intervenir en la actividad de territorio andorrano.

El titular principal de una residencia sin actividad lucrativa tendrá que invertir una cantidad de al menos cuatro cientos mil euros (400.000 euros) en alguna de las tipologías de activos andorranos aceptados: bienes inmuebles, activos financieros o participaciones en los fondos propios de una sociedad. Se hará efectivo y se depositará obligatoriamente al Instituto Nacional Andorrano de Finanzas del importe de cincuenta mil euros (50.000 euros) no remunerados por el titular principal y diez mil euros (10.000 euros) no remunerados por cada una de las personas a su cargo, que se deducirán de la cantidad total a invertir.

Muchos de los solicitantes de esta residencia son antiguos empresarios recién jubilados, que desean disfrutar de la gestión de su patrimonio desde un lugar con una calidad de vida extraordinaria. Además, Andorra posee una fiscalidad amable para los rendimientos del ahorro, y la inexistencia de un impuesto sobre el patrimonio y de un impuesto de donaciones y sucesiones se añaden como ventajas a tener en cuenta respecto a otros países del entorno.

Por Departamento Inmigración Augé Legal & Fiscal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.